Adentrándonos en las Boticarias. Un camino hacia la Hoya de Pineda

 

 

Iñaki Cabrera y David Salazar 

Facebook y hashtag #sigueelsendero Escúchanos los jueves a las 18:00 en Radio Teror 107.6 Fm 

1sigueelsendero@gmail.com 

 

Podemos asegurarte que hasta ese día en que decidimos recorrer este lugar tan singular, para nosotros, era un territorio desconocido y ahora, difícilmente olvidable. La belleza que transmite el paisaje por estos lares, surge de la armonía de las formas que delimitan el territorio configurado principalmente por una serie de barrancos, interfluvios, hoyas y otros tantos lomos, que en unión a un diseminado asentamiento humano, te permiten abstraer la riqueza del entorno.

Esa mañana, el astro rey se enfrascaba en una lucha por la hegemonía del cielo junto a un denso mar de nubes que a las pocas horas nos abandonaría. En los Molinillos del municipio de Guía iniciamos este nuevo periplo ascendiendo entre viviendas y vegetación rupícola, destacando entre ella una densa red de bejeques rosados y otros tantos arbóreos que no titubeaban en mostrar su magnífico porte.

Ascendimos a un lomo muy agradecido en vistas que brindaría una estampa de gran belleza.

Varias casas construidas antaño en piedra seca resistían a las inclemencias del tiempo en este
continuo devenir de los días. Junto
a ellas, un drago de larguirucho tronco inclinado al barranco, más allá un frondoso ciprés
de Monterrey colmatado con firmeza en el terreno y al fondo, cerrando este improvisado lienzo, un elevado cono volcánico que domina este territorio norteño, el Pico de la Atalaya.

Descendimos lentamente hasta cruzar el Barranquillo de la Higuerilla. Por esta parte, la vegetación está representada, principalmente, por cardones y tabaibas en continua lucha con otras plantas más

intrusivas como las tuneras. En este sinuoso recorrido asomarían nuevos elementos antrópicos como una pequeña, obsoleta y agazapada presa, también un pequeño alpendre custodiado por granadillos y vinagreras. Un poco más arriba, un canal empedrado atravesaba la divisoria de un lomo con el otro y poco después, un

formidable estanque-cueva rebosante de agua que nos encaminaba hacia uno de estos lomos, desde donde se nos obsequiaría con unas excepcionales vistas hacia el barranco de las Boticarias.

Seguimos ascendiendo envueltos por un enjambre de matorrisco confiriendo un hermoso y colorido paisaje. El sendero nos encaminó hasta un conjunto de viviendas antiguas hilvanadas en su tiempo con mucha presteza y configuradas a ambos lados de un patio central.

Desde allí nos desplazaríamos siguiendo la orografía de una serie de terrenos más desprovistos de vegetación, hasta atravesar la Montaña de Guía y el Morro del Cabezo, desde donde divisamos la grandiosidad y la belleza de la Hoya Pineda; y dentro de ella, la gran casona colonial, un Bien de Interés Cultural, estirpe de otros tiempos. Nos adentramos en ella, con sumo cuidado. La vegetación de unos descuidados jardines habían ocupado gran parte del espacio central del patio. La encrucijada de madera a modo de pasillos bordeaban éste a un nivel superior. Sus desvencijadas maderas desaconsejaban pisar sobre ellas, por lo que recorrimos sus estancias inferiores, al menos todas las que estaban abiertas. Y es que la única puerta cerrada, escondía una chirriante y fantasmagórica voz, al menos eso nos pareció, que nos aconsejó abandonar su morada.

Dejamos atrás la hacienda y nuestro recorrido nos adentraría por uno de los canales que circundan esta hoya y que encauzan sus aguas hasta la presa del Capitán. Enormes disyunciones verticales

se mostraban bajo el morro Cabezo al compás de nuestro descenso hacia Las Boticarias. En nuestro recorrido, encontramos una gran cavidad en cuyo pórtico estaba pintada la palabra “Hotel” invitando a una estancia más larga, pero debíamos rehusar la invitación y proseguir barranco abajo en busca del final de nuestra ruta.

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 31, 2019

October 31, 2019

October 1, 2019

October 1, 2019

Please reload

Archivo