Viaje por un paisaje explosivo. La Caldera Bandama

 

 

Iñaki Cabrera y David Salazar 

Facebook y hashtag #sigueelsendero Escúchanos los jueves a las 18:00 en Radio Teror 107.6 Fm 

1sigueelsendero@gmail.com 

 

 

Debo contarte, para situarte en este singular espacio, que el Monumento Natural de Bandama es uno de nuestros espacios naturales protegidos. Está conformado por el Pico de Bandama y su Caldera. Si bien, el primero estaría dentro de los límites del municipio capitalino, la Caldera pertenecería a la Villa de Santa Brígida. Iniciamos el camino con los primeros rayos de sol despuntando en el horizonte.Una ligera brisa proveniente del omnipresente mar de nubes se situaba a nuestras puertas invitándonos a abrigarnos en estos primeros pasos. Comenzamos en la carretera que lleva unos pocos metros más arriba al mirador de la Caldera. Dejamos a un lado la Casa del Vino, quizás para otro momento más festivo y lúdico. Atravesamos la verja abierta que nos franquea el paso al espacio natural encauzándonos a una pequeña e x p l a n a d a con hermosos y vigorosos ejemplares de lentiscos y acebuches. En un pequeño tablón se mencionaba “la Caldera de Bandama es el cráter más importante de Gran Canaria y quizás uno de los más notables que existen en la superficie del Globo. L. Bon Vuch 1836”. Desde allí, pudimos observar la belleza que proyecta esta gran caldera, una gran depresión con una orografía casi perfecta como si fuera un cono invertido de llamativas dimensiones. Comenzamos el descenso hacia las profundidades por un camino bien delimitado durante unos cientos de metros de desnivel. Las laderas conformaban un colorido mural impregnado de tabaibas, vinagreras, bejeques rosados y retamas blancas; junto con diseminados lentiscos y acebuches en plena floración primaveral. Mirando a la izquierda, en un edificio de oleadas piroclásticas, se situaba un conjunto de cuevas prehispánicasque llaman de los Canarios, hoy poco recomendables para su visita debido a los continuos colapsos que ha sufrido su estructura. En el fondo, podía observarse un hermoso lagar recientemente restaurado junto con sus edificaciones anexas, todas albeadas en blanco. Junto a estas, grandes eucaliptos daban sombra a todo el conjunto. Más pronto que tarde estaríamos en ese nivel inferior recorriéndolo con esmero. Abajo, lo que antaño fueron tierras de cultivo ahora da cabida un incipiente arbolado de reciente repoblación. Palmeras canarias, acebuches, eucaliptos, lentiscos y algún que otro mocán se repartían la mayoría del pastel. También llamó nuestra atención, el sabinar de repoblación que iba tomando fuerza entre la vegetación termófila y revistiendo más aún la riqueza de este pequeño relicto. Volvimos a ascender por el mismo lugar y ahora mientras alzabas la vista, ganaba en importancia la accidentalidad de la enorme depresión construida tras una serie de violentas erupciones producidas al entrar en contacto un intrusivo magma con las abundantes aguas subterráneas. Pequeños espigones, roques y oleadas de piroclastos son el muestrario de todo esto que te contamos. Y así, volvimos a atravesar la verja del principio y caminar carretera arriba unos cien metros para abordar el sendero que recorre el perímetro superior de la caldera. Nos quedaría por delante un viaje de unos tres kilómetros y medio solapando el límite de esta llamativa figura geológica que caracteriza y da vida a este paisaje, pero ahora, disfrutando también de las maravillosas vistas que muestra alrededor. El Monte Lentiscal, los Volcanes de Jinámar, el Pico de Bandama, el Barranco de las Goteras; todos ellos auténticos muestrarios de nuestro pasado geológico, algunos construidos en los primeros ciclos y luego rematados por el vulcanismo más contemporáneo. Luego de atravesar las verdes praderas del centenario campo de golf, llegamos al final de nuestro itinerario. Decidimos acercarnos al cercano barrio de la Atalaya de Santa Brígida, uno de los poblados alfareros más importante de la isla y de gran valor etnográfico, para tomar un merecido refrigerio y dar por concluida esta nueva aventura.

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

December 2, 2019

October 31, 2019

Please reload

Archivo