¿Cómo es la técnica para lograr orgasmos mentales? 1o Parte


Entrevistador, redactor y coach.


También denominados orgasmos alternativos no se producen por contacto genital o físico de ningún tipo. Se trata de hombres y mujeres que utilizan una técnica de autoestimulación que les permite practicar sexo mental, también conocido como neurosexo o sexo minimalistas, y así llegar a los denominados orgasmos mentales sin contacto genital o físico de ningún tipo. La técnica fue desarrollada en la década del ‘80 -cuando la aparición del Sida obligó a las personas a buscar formas seguras de placer sexual- por la coach sexual, autora del libro Ectasy is Necessary: A Practical Guide, Bárbara Carrellas. Su técnica se centra en lo que ella denomina respiración y energía orgásmica. Los ejercicios se realizan vestidos y carecen de estimulación genital directa, por lo que los usuarios que acuden a sus talleres no tienen que preocuparse por desnudarse ante los demás ni sentirse violentos por la idea de realizar tocamientos. “Dejemos de llamar al orgasmo algo que ocurre solo cuando estimulamos los órganos sexuales”, aseguro que el punto culminante es idéntico a un orgasmo genital: descarga explosiva de placer, espasmos genitales que duran entre 10 y 40 segundos, aumento de la presión sanguínea, aceleración del corazón, dilatación de las pupilas, eyaculación masculina, lubricación femenina, etc. La misma escalada del placer y la misma intensidad. La corriente Think off En Nueva York, esta corriente recibe el nombre de think off. Cada persona que participa en los talleres visualice una escena erótica y concentre su pensamiento en ella. Mientras sus mentes entran en pormenores y empiezan a explayarse,

el terapeuta las ayuda a respirar. El sexo acaba siendo un cóctel sutil de imaginación y respiración, hasta que estalla en orgasmo. No deja que intervengan las manos, ni los juguetes sexuales, ni la pareja. El cerebro vive en solitario su particular disfrute, pero el bucle de gozo se expande por todo el cuerpo. No obstante, hace que, una vez aprendida la técnica, la posibilidad de generarse uno mismo orgasmos a través del pensamiento se convierta en un complemento muy eficaz en el sexo compartido. El cerebro recrea gozos “Basta con recordar un hecho erótico o pensar en una fantasía sexual para activar en nuestro cuerpo la fase de excitación y, con ella, la respuesta fisiológica genital”. “En primer lugar, habrá que darse permiso para disfrutar. Aunque parece obvio, sigue habiendo creencias erróneas y sentimientos de culpabilidad que bloquean ese deseo. A continuación, cada uno tendrá que valorar la importancia de la actividad sexual en su vida o en la vida en pareja. Si el criterio es alto, habremos avanzado un paso más para saltar al siguiente, que es pensar en sexo de manera positiva, nunca como un problema o como una expectativa difícil de cumplir”. Llegados a este punto, el orgasmo mental necesita dedicación, pensamientos eróticos y elaboración de fantasías. Es el paso decisivo y definitivo para avivar el deseo y lograr ese momento culmen de placer. Excepto en sueños, nunca ocurre de modo espontáneo. En realidad, este debería ser siempre, el entrenamiento previo que da paso a cualquier actividad sexual. “Porque es así como se activa la libido. Y una vez que tenemos deseo sexual, se desencadena el orgasmo”.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 ©Revistael29

El 29 Revista no se hace responsable de los comentarios u opiniones expuesta anunciadas, los descuentos / cupones no acumulable. Toda copia integra o parcial de esta revista está prohibida salvo autorización escrita del editor.

Fátima Asencio 634 578 792 

Depósito Legal // GC 256-2015

 

 

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle