#sigueelsendero

 

 

Iñaki Cabrera y David Salazar 

Facebook y hashtag #sigueelsendero Escúchanos los jueves a las 18:00 en Radio Teror 107.6 Fm 

1sigueelsendero@gmail.com 

 

Avanzar en la incertidumbre le da un aire de fascinación a nuestros recorridos y el hecho de encontrar en los primeros inicios de esta aventura antiguas construcciones abandonadas, nos trasladaba tiempo atrás. Una casa a doble nivel con las techumbres derruidas; y junto a esta, la impresionante industria embotelladora, cuyos ventanales presentaban multitud de cristales rotos, señal inequívoca del abandono de la otrora lucrativa actividad, harían de apertura de este interesante recorrido que avanzaría unos cientos de metros, por la carretera que discurre junto al cauce del Barranco de la Virgen. A los lados, hermosas viviendas de reciente construcción contrastaban con otras casas muy antiguas, teniendo estas últimas, una espesa vegetación por moradores y todo con una singular y exhuberante armonía. 

Tras dejar atrás la piedra Caballera, nos encauzamos por una subida que discurría entre terrenos de labriego, dejando a los lados pequeñas y modestas casas que salpicaban esta ladera del Lomito Bermejo. Más adelante, el sendero algo desdibujado y no muy transitado, discurría entre un denso bosque de fayas y brezos que ocultaba varias cuevas. Dentro de una, un objeto llamó nuestra atención, una blanca y abollada escupidera se encontraba aislada al fondo. Una escena colmada de misterio, y entonces, el tiempo volvió a retroceder. 

Nos aventuramos por una carretera hasta un cruce, donde dos señoras se afanaban con esmero en sus quehaceres agrícolas y ganaderos. Debo decirte que en aquellas altitudes que miran hacia Valleseco por un lado y Fontanales por el otro, el mundo rural se acentúa con suma belleza. Ahora seguimos por una vereda que nos llevó a una acequia, y ésta hasta una puerta roja que cortaba el camino. La cruzaríamos entre las sombras de los primeros muestrarios del monteverde. Desde allí, observábamos con detenimiento la masa forestal oscura en un barranco muy encajado, donde el verde se proyectaba en multitud de tonalidades y a la vez, por este lado, protegido por una densa y casi perfecta pared de zarzas que lo envolvía todo como si pretendiera protegerse de visitantes extraños. ¡Sencillamente asombroso! 

Con esta imagen en la retina seguimos hacia el barrio del Corvo, iniciando el descenso nuevamente 

en busca de los límites de la reserva, ahora por el otro flanco. Durante el camino cruzamos por un bosque de foráneos eucaliptos, que estaban siendo talados para recibir el abrazo de un nuevo monteverde. El olor a madera recién cortada impregnaba el ambiente. Llegamos a las famosas Vueltas de Acero, desde donde se divisaba una magnífica panorámica de la Finca de las Tabaibas, donde las palomas rabiches del Proyecto Life se aclimatan en espera de su suelta. 

 

Más abajo, el camino nos deparó una inesperada sorpresa. Una oquedad, un pequeño tubo volcánico de apenas unos metros, con una pequeña y redondeada boca se descubría en la pared. La curiosidad nos invadió, y por momentos, nuestra compañera de senderos, la pequeña perrita Lima se convirtió en Iñaki e Iñaki se convirtió en Lima, un intercambio de papeles que hizo que Iñaki se introdujera en el tubo para ver su profundidad, mientras Lima lo observaba intrigada, casi perpleja. 

Bajamos nuevamente al Barranco de la Virgen, pero sólo por un momento, ya que lo atravesamos rápidamente para ascender hacia El Molinete, donde nos esperaba un viejo molino alimentado por el agua que desciende por la llamada acequia Honda para unos, y de la Mina para otros, los más antiguos. Seguimos al pie de esta acequia que discurría entre brezos que nos aportarían frescura ante un día cada vez más caluroso. El agua corría con fuerza por la pronunciada pendiente que tomaba la acequia en este tramo. Aprovechamos para derramar el cristalino elemento en nuestras cabezas y amortiguar así la intensidad del calor en estas horas del mediodía. 

Un poco más de subida y luego un nuevo descenso casi continuo hacia Valsendero, siguiendo uno de tantos caminos reales de estos hermosos pueblos que se muestran en las medianías de nuestro norte de Gran Canaria y que sin duda, se constituyen como verdaderos guardianes del monteverde. 

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

July 2, 2020

May 2, 2020