#sigueelsendero

 

 

Iñaki Cabrera y David Salazar 

Facebook y hashtag #sigueelsendero Escúchanos los jueves a las 18:00 en Radio Teror 107.6 Fm 

1sigueelsendero@gmail.com 

 

 

 

De sobras es sabido que en estas latitudes de las medianías de Gran Canaria, el municipio de San Mateo se postula como un enclave de formidable belleza donde la historia, la tradición y la cultura convergen en una perfecta sinfonía. 

Un paseo por la Vega Toronja y otros rincones de San Mateo 

Partiríamos en una agradable tarde otoñal más aproximada en las horas del mediodía y tras dejar atrás la franja más urbana que seccionan el eje central y pulmón en el día a día en esta parte del territorio, iniciaríamos un paulatino descenso hacia el cauce de una de nuestras gran radiales que altera sus nombres según por donde afrontes su encuentro. La Mina, Las Lagunetas, Alonso, Guiniguada todos ellos cargados de una valiosa identidad. 

Atravesamos pequeñas veredas entre plantaciones cultivadas y otras con hermosos árboles frutales rodeados de vigorosos herbazales que se proyectaban como estandartes . También, alguna que otra construcción pretérita mostraba sus valores del saber de artes antiguas y otras lo combinaban con lo contemporáneo. Estanques y cantoneras aparecían y se alineaban en nuestro camino, haciéndonos ver que las aguas en esta parte de la Vega se desplazaban con generosidad desde hace mucho tiempo. 

Haciendo memoria de aquella aventura por este tranquilo itinerario un lugareño no dudó en ofrecernos en compraventa uno de aquellos bienes que observábamos con interesante atención señal de que por aquellos lugares el tiempo no se perdía. 

Pronto llegábamos al muro de contención a base de bloque y hormigón de esta presa del Lomo Lucas o de Toronjo que almacenaba las aguas por esta parte de la vecindad. 

Una pista de tierra nos encauzaría en adelante hasta lo profundo del Barranco Alonso con la compañía de una nutrida vegetación rupícola por esta lado de la ladera. Frente a nosotros se mostraban diferentes solapones en esta gran brecha de los primeros ciclos eruptivos a modo de grandes oquedades que quizás fueran usadas por antiguos pobladores que no sabría decirte por ahora. Cientos y cientos de metros después nos movíamos en lo profundo del cauce sin apenas dificultad, señal de un lugar transitado con habitualidad. Lavaderos, bebederos y algún que otro pozo de importancia cardinal se nos mostraban por estos lares . También las intrusivas cañas en ocasiones impenetrables desplazando a acebuches y algún que otro madroño. Sin olvidar los eucaliptos ,unos por aquí y otros más allá sembrando de sombras esta parte del camino. Seguimos cauce arriba quizás por varios kilómetros y los góngaros florecidos discutían a ambos lados de las vertientes con zarzas, pitas y otras tantas tuneras. El cauce por esta parte se abría y un gran elefante mostraba su porte en la cancela a una de las tantas fincas que se diseminan en este particular recorrido. Por suerte el enorme paquidermo, permanecía estático perfectamente moldeado en algún material cerámico y no tuvimos que correr. Después de aquella anécdota seguimos avanzando y tras pasar una pequeña población de olmos con su follaje prácticamente desprendido, iniciamos el ascenso entre fincas y terrenos cruzando nuevamente por viales principales y otros tantos más secundarios hasta llegar a la parte más antigua de esta Vega de San Mateo . El Sol se había despedido una veintena de minutos atrás y las viviendas ahora engalanadas con luces y aguinaldos hacían presagiar la proximidad de una acogedora festividad navideña ,mientras tanto nosotros disfrutaríamos de una merecida cena en este bonito pueblo.

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 31, 2019

October 31, 2019

October 1, 2019

October 1, 2019

Please reload

Archivo