ALMA INMORTAL

February 17, 2016

Empresario y asesor de innovación empresarial

 

Querido Diego,

Allá donde estés, quiero saludarte. Nunca llegué a conocerte, pero me has estremecido. Tus palabras inocentes y amargas, escritas en el último compás, demuestran el profundo amor que sentías por los tuyos.

Aunque veas desde el cielo las lágrimas de tus padres y el inmenso dolor de tus abuelos, no estés triste. El amor que os ha unido en estos once años, te mantendrá en sus corazones de por vida. Es la expresión de un dolor que no puede escribirse. Es el anhelo de esos cálidos abrazos que les dabas al llegar del colegio cada día, donde todo era mejor.

Tus padres nunca te odiarán, serían incapaces de hacerlo. Por un hijo se siente un amor infinito, como de infinito se torna el tiempo cada día que no estás.

Allá donde estás, todo será mejor. Diviértete en la escuela, con otros niños como tú, que partieron muy temprano. Dales amor y cariño, apóyalos, compréndelos. Pues muchos de ellos comparten tus espíritu y pensamientos.

Fue un misionero católico el que dijo: “para un mejor arder, me apago”. Tu luz, Diego, ha eclipsado al mundo. Y ardes con fuerza. Tienes lo que no tenemos, la inocencia que perdemos al crecer, en un mundo en el que no disfrutamos de los demás; cegados por estereotipos pobres y vacíos.

Ayuda con tu luz a que tu “Tata” encuentre trabajo pronto, y a que papá y mamá se quieran un poco más cada día. Ayúdanos a los demás a mejorar, a encontrar la felicidad que ahora ya tienes.

 

 

   Queridos padres,

Siento el dolor que os retuerce el corazón. No os culpéis de nada. Sed fuertes. Diego ya es feliz. Ha encontrado su camino, el de no ir a la escuela que tanto daño le hacía. Habéis querido a vuestro hijo de manera ejemplar, pues se lee en sus palabras; pero esta sociedad maldita os lo ha arrebatado. No todos los niños de once años son tan inocentes como Diego.

Con el paso de los días sentiréis como sigue entre vosotros. En su habitación, en la mesa... pues los recuerdos de lo ya vivido os recordarán que en su sonrisa siempre se encontró el amor que le regalasteis.

  

 

 

 

   Querida sociedad,

Espero que nos sintamos orgullosos de arrebatar a un hijo de los brazos de sus padres. El egoísmo que desprendemos cada día sólo demuestran lo pobre de nuestras vidas. Reíros ahora del prójimo, contad chistes, escribid notitas entre todos... Qué asco me da saber en lo que nos hemos convertido.

Sigamos sin reflexionar y cambiar el rumbo de allá donde nos dirigimos, para que así podamos asistir a más noticias morbosas como esta. Sentíos los padres o abuelos de Diego por un momento, y si no sentís dolor, entonces sois vosotros los que deberíais de acabar empotrados en la acera de vuestras vidas.

Debemos de cambiar. Intentar conseguir un mundo más humano. Escuchar al prójimo, respetarlo, entenderlo y consolarlo. Crear felicidad por allá donde vayamos. Sólo así, la luz de Diego, brillará con fuerza.

 

“La felicidad propia necesita, de la felicidad de los demás”.

 

 

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

September 1, 2020

August 3, 2020

July 2, 2020

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 ©Revistael29

El 29 Revista no se hace responsable de los comentarios u opiniones expuesta anunciadas, los descuentos / cupones no acumulable. Toda copia integra o parcial de esta revista está prohibida salvo autorización escrita del editor.

Fátima Asencio 634 578 792 

Depósito Legal // GC 256-2015

 

 

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle