Ingredientes

 

- 300 gr de espinacas troceadas 

- 400 gr de garbanzos 

- 2 ó 3 dientes de ajo 

- 3 huevos duros 

- 1 cucharadita de Pimentón dulce 

- 1 cucharadita de Pimentón picante (opcional) 

- Aceite de oliva 

 

 

Elaboración 

1 Lo primero que vamos a hacer será poner a hervir agua con un puñado de sal para poder cocer las espinacas. 

2 Una vez el agua hierva, añade las espinacas troceadas y deja que se hagan durante 10 minutos. Yo usé espinacas congeladas, así que si optas por ellas, no será necesario esperar a que descongelen. 

3 Mientras, puedes ir poniendo los huevos a cocer durante 10 minutos y reservarlos. Los usaremos una vez sirvamos el potaje para ponerlos por encima.

 

Dependiendo del tiempo de cocción que tengan los huevos, la textura quedará de distinta manera. Lo que sí es importante tener en cuenta es que los tiempos cuentan a partir de que el agua empieza a hervir, aunque metamos los huevos antes en el cazo. 

4 Cuando hayan pasado los 10 minutos de cocción de las espinacas, escúrrelas en un colador fino para no llenar el fregadero de pequeñas hojas verdes (eso no viene bien a las tuberías). Para que expulsen el máximo agua posible, apriétalas con un cucharón o cuchara de madera ya que las espinacas absorben mucho el líquido y no nos interesa. 

5 Pon una sartén grande a fuego medio con 2 cucharadas de aceite bien colmadas y los dientes de ajo enteros para los que no les guste, puedan retirarlos fácilmente. 

6 Cuando los ajos estén dorados, añade el pimentón a la sartén y mezcla bien. ¡Ojo! El pimentón se quema con muchísima facilidad, remueve rápido y pasa al siguiente punto.

 

Ahora añade las espinacas bien escurridas y remueve bien. 

Después, escurre los garbanzos (y lávalos bien bajo el grifo si los que has usado son los de bote, como yo) e incorpóralos también a la sartén. 

Si los que has elegido son los garbanzos secos, debes ponerlos en remojo la noche anterior, no te olvides. 

Mientras, puedes ir pelando los huevos para posteriormente añadirlos al plato. 

10 A parte cuece una patata pelada para añadirla por último a la sartén. 

Cuando los garbanzos y las espinacas hayan rehogado bien, incorpora las patatas troceadas junto con el huevo duro y... ¡ya está listo para emplatar!

 Disfruta de este delicioso

 ©Revistael29

El 29 Revista no se hace responsable de los comentarios u opiniones expuesta anunciadas, los descuentos / cupones no acumulable. Toda copia integra o parcial de esta revista está prohibida salvo autorización escrita del editor.

Fátima Asencio 634 578 792 

Depósito Legal // GC 256-2015

 

 

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle