Ingredientes

- 200 ml nata 

- Cayena molida (sino quieres picante, no uses cayena) 

- Ajo en polvo 

- Perejil 

- Tomillo 

- Orégano 

- Pasta Amorelli (o la que más te guste) 

- Queso Emmental y Parmesano 

- 2 Pechugas de pollo 

 

 

1 Pon a hervir agua para cocer la pasta. Recuerda que para que la pasta se haga bien y no se apelmace, necesitas abundante agua para que fluya entre la pasta y tengas espacio para remover.

 

2 Mientras hierve el agua, puedes ir fileteando la pechuga si la compraste entera.

 

3 Ahora, coge un recipiente pequeño y vamos a mezclar las especies. Añade: 1 cucharadita pequeña de cayena y 1 cucharadita bien colmada de cada especie por filete de pechuga.

 

¡Cuidado! 

De cayena, pon sólo una cucharadita para todos los filetes, este picante es muy potente y, si echas demasiado, el plato no se podrá saborear por completo. El truco para este plato está en la pasta, al comerlo junto con la pechuga, ayuda a aliviar el picante y poder así saborear todos sus ingredientes. 

 

4 Si el agua ya está hirviendo, podrás meter la pasta removiendo de vez en cuando para que empiece a cocer.

 

5 Mientras, puedes ir calentando la nata a fuego lento con una pizca de pimienta, si quieres. Ten cuidado de no poner el calor muy fuerte porque la nata se te puede quemar y, además, salta mucho.

 

6 Cuando ya esté caliente la nata, puedes añadir el queso e ir removiendo para que se derrita y se integre bien con la nata.

 

7 No te olvides de remover la pasta, ¿eh? De vez en cuando, no hace falta removerla continuamente.

 

8 Mientras remueves de vez en cuando la nata para que se vaya integrando con el queso, puedes ir rebozando los filetes con nuestra mezcla de especies. Para ello, extiende un papel de horno sobre la encimera y esparce todas las especies bien mezcladas sobre el papel. Después, sólo tendrás que colocar los filetes encima y rebozarlos bien con la mezcla para formar una especie de costra.

 

9 Pon una sartén o plancha al fuego con un chorrito de aceite, no mucho, lo justo para engrasarla un poco.

 

10 En lo que se calienta el aceite, ya podrás escurrir la pasta. Mientras escurre la pasta, ve poniendo los filetes en la sartén a fuego medio-alto para que se haga bien el filete por dentro.

 

11 Con los filetes ya al fuego, puedes empezar a mezclar la pasta con la nata ya que el queso se habrá derretido bien y será una salsa uniforme y algo espesa.

 

12 Cuando veas que los filetes ya están hechos, ponlos en un plato y córtalos en tiras. Sirve la pasta en un plato y coloca los filetes por encima.

 

 

 ¡Ya puedes disfrutar de este delicioso plato!

 ©Revistael29

El 29 Revista no se hace responsable de los comentarios u opiniones expuesta anunciadas, los descuentos / cupones no acumulable. Toda copia integra o parcial de esta revista está prohibida salvo autorización escrita del editor.

Fátima Asencio 634 578 792 

Depósito Legal // GC 256-2015

 

 

  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle